0 item(s) $ 0
4 3 2 1

4 3 2 1



Precio : $ 750,00

'4321' es ficción. Es la historia de Archie Ferguson, que nace el mismo año que Auster (“Archie no soy yo, que conste”, avisa el escritor) y que viene de una familia que, nada más comenzar el siglo XX, emigró con una mano delante y otra detrás al país de las oportunidades: EEUU. En realidad, '4321' es la historia de cuatro chavales llamados Archie. El azar -mejor dicho, lo inesperado- hace que la vida del protagonista cambie de manera radical. A modo de puzle, la novela construye esas cuatro posibles vidas. En todas ellas, Archie se va construyendo como niño, adolescente y joven. Se relaciona con sus padres, amigos y familiares. Estudia, se enamora, sufre, disfruta, vive, lee libros, ve películas, escucha música y es testigo de la historia. Se hace persona. Es una novela, dice Auster, “demasiado compleja” para ser llevada al cine. Si acaso, '4321' -que abarca los años 40, 50 y 60- “da para una serie de televisión de 28 capítulos”, añade el autor de 'Smoke', que considera “acabada” su carrera de cineasta.

La inmigración
Volviendo al principio, a la primera página de '4321', la inmigración es un tema fundamental. Consciente de que se trata de una de las bestias negras de la administración Trump, Auster recuerda que “todo el mundo es inmigrante en EEUU excepto los indios, que fueron asesinados por los colonos blancos”. América, recuerda, es un gran país que fue inventado, construido. “Un país que permitió la llegada de cualquier, blanco, amarillo o negro. La llegada de gente nos convirtió en un país más rico y más fuerte. Un experimento único. Un país que se fundó sobre dos crímenes: el genocidio indio y la esclavitud. Quizá lo que nos pasa es que nunca nos hemos hecho las preguntas adecuadas”, concluye. Venerado en Europa, el autor de 'Ciudad de cristal' reconoce que el viejo continente también adolece ahora de los mismos problemas que EEUU: populismo y trabas a la inmigración. Le tiene fascinando el presidente de Finlandia (país que ha incluido en su gira europea), voraz lector de novelas con el que tuvo un encuentro abierto al público ¡en una librería!

"Un contador de historias"
Premio Príncipe de Asturias en 2006 y comandante de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, Auster tira de humildad para recordar que él no es ningún filósofo sino “solo un tipo que cuenta historias”. Viéndole (y escuchándole) es difícil de creer que, en sus años mozos, recibiera 17 respuestas negativas para publicar su primera novela. Lo que extraña menos al ver sus manos (grandes y fuertes) es que pasara casi medio año embarcado en un petrolero recogiendo fuel. Tenía 23 años y ni un dólar en el bolsillo. Ahora tiene 70 y es un intelectual fundamental para comprender a EEUU (y, por lo tanto, el mundo). Y, por cierto, lo de las manos fuertes él no lo achaca al petrolero sino a teclear tanto y tan fuerte su máquina. Porque eso es lo que hace un tipo que cuenta historias.

También le puede interesar

Agregar
Agregar
Agregar
Agregar
Agregar
Agregar