Toda la saga de las 50 Sombras de Cristian Grey ¡nos encantó! y nos gustó tanto que se vendieron más de 100 millones de ejemplares en el mundo… ¿Un número interesante, no?

Yo creo que estas novelas (son una trilogía + la versión contada por el protagonista masculino) vinieron a recrear en este siglo el cuento de la Cenicienta con algunos geniales agregados. El príncipe ahora es un millonario muuuy buen mozo, la madrastra y hermanastras son las 50 sombras que este muchacho trae consigo y la Cenicienta es una chica común y corriente ¡que consigue enamorar a este bombonazo!

¿Por qué nos gusta y se vendió tanto si es una historia mil veces recreada y “no es lo mejor en literatura”?  Porque es simple y fácil de leer; porque nos relaja soñar que todo es posible en este mundo tan cargado de malas noticias; porque muchas de nosotras tenemos ganas de “curar” a alguien; porque queremos que nos amen tanto ¡tanto! como para estar dispuestos a dejar todo por nosotras; y porque es una historia cargada de EROTISMO con un toque de morbo y sado y eso fue una novedad para las mujeres. Había algo de esta literatura, pero orientada a un público más joven y estas novelas “pegaron” en las mujeres de 30 y pico en adelante. Encontraron el nicho.

Por último y lo más destacable de todo: estas novelas fueron el puntapié inicial para que muchas mujeres de más de 30 años que se identificaban a sí mismas como NO LECTORAS, se introdujeran en el mundo de la lectura y encontraran placer, fantasía y entretenimiento en los libros. Bravo por Cincuenta sombras!

Yo lo recomiendo para el público femenino sexualmente activo y no lector.

Hasta la próxima!
Carolina